AGRICULTURA DE PRECISIÓN

¿ Qué es la agricultura de precisión?

La agricultura de precisión es una estrategia de gestión que recoge, procesa y analiza datos temporales, espaciales e individuales y los combina con otras informaciones para respaldar las decisiones de manejo de acuerdo con la variabilidad estimada, y así mejorar la eficiencia en el uso de recursos, la productividad, la calidad, la rentabilidad y la sostenibilidad de la producción agrícola.

Desde hace unos años, la llamada agricultura de precisión está revolucionando el campo. Se trata de optimizar los insumos (agua, energía, fertilizantes y mano de obra) maximizando la producción y por supuesto manteniendo un respecto por el medio agrario. Para ello, el agricultor puede servirse de diferentes herramientas, como los tractores autónomos, los drones agrícolas, los sensores agronómicos, aparte de la mejora de la genética vegetal o el cultivo sin suelo.

Las casas de maquinaria agrícola ya están apostando por los tractores totalmente autónomos cuyo objetivo principal es de reducir costes de mano de obra. Las imágenes de los satélites se utilizan en el día a día por su precisión y a un coste cada vez más accesible.

Cada vez más los drones agrícolas sobrevuelan las fincas con cámaras térmicas para valorar el estrés hídrico y actuar en consecuencia, consiguiendo así un riego de precisión, o con cámaras multiespectrales con las que se puede medir el vigor vegetal de la plantación, su estado de salud, etc; o con fitosanitarios pues pueden llegar a lugares de la plantación complicados, evitando además que el operario se exponga al producto aplicado.

Por otro lado existen sensores agronómicos que conectados a una plataforma web IoT proporcionan toda la información necesaria para conocer el estado del suelo, las raíces, las plantas o incluso el medio donde se desarrollan, pudiendo identificarse perdidas de agua, o perdidas de fertilizantes, o también nos pueden servir para crear alertas en situaciones que necesiten una toma de decisiones inmediata: lluvias abundantes, fuertes vientos, posibles sequías, etc. Si conocemos todos estos datos de antemano, podremos proteger los cultivos para que no sufran ningún problema inesperado.

Las nuevas plataformas web IoT los son las nuevas herramientas de control y gestión de los sistemas existentes en los cuales la persona encargada, en cualquier momento, puede visualizar los datos de los sensores recopilados en la plataforma, administrar los recursos disponibles y controlar el uso de esta. Las plataformas IoT conectan el mundo físico con el digital.

Los diferentes sensores de suelo, de planta, de condiciones medioambientales, distribuidos por la plantación junto a una plataforma web de gestión, los tractores autónomos y los drones constituyen las herramientas de la agricultura moderna de precisión.

Toda esta tecnología es ya nuestro día a día.

La agricultura de precisión implica tomar la mejor decisión posible, en el lugar correcto y en el momento adecuado. Es decir, se trata de actuar exactamente donde es necesario, teniendo en cuenta las particularidades de los cultivos existentes, el estado del suelo o los factores climáticos.

Las decisiones a tomar serán para aumentar la:

  • Eficiencia hidráulica y energética.
  • Eficiencia en el uso de fertilizantes.
  • Eficiencia en el uso de herbicidas.
  • Eficiencia en el control de plagas.
  • etc…

Consiguiendo una disminución de los insumos, y otras decisiones serán para maximizar la producción como:

  • Determinación del momento de recolección optimo.
  • Determinación del momento óptimo de plantación.
  • Creación de alertas.
  • etc…

Todo lo anterior van a constituir las aplicaciones a desarrollar en la plataforma WEB IoT, y es lo que se llama las verticalidades, las soluciones software que gestionan los datos almacenados provenientes de los sensores para realizar una actuación.

Las soluciones a los distintos ámbitos de aplicación ofrecen una oportunidad y un desafío a la hora de gestionar los servicios de manera eficiente y sostenible, por lo que se hace necesario la implantación de soluciones inteligentes, seguras y autogestionables de eficiencia energética, de riego, de regulación de suministros, etc.

Las verticalidades clave de las plataformas IoT para la agricultura de precisión, hoy en día son: El riego inteligente y el abonado inteligente; Sin olvidar la comparación de resultados y costos, análisis de rendimiento y la trazabilidad de la producción.

Los nuevos sistemas se diseñan de forma integradora, es decir es una solución completa que integra una gama de servicios concebidos para atender las necesidades actuales y futuras de las instalaciones. Una característica que siempre debemos buscar es que deben ser modular, flexible y compatible con cualquier tamaño de instalación; Y por supuesto robusta (adaptada al entorno rural).

No hay que olvidar que los sistemas de control se diseñan para incrementar el rendimiento económico de la explotación y mejorar la gestión de las explotaciones, por ejemplo, optimizando el riego, mejorando su control, o reduciendo los costes energéticos, o maximizando el insumo de fertilizantes, pero sin olvidar que toda la solución está bajo la misma arquitectura de control y bajo la misma base de datos, permitiendo un control (hidráulico, energético, etc) avanzado y con acceso controlado de los usuarios que la utilicen.