verticalidades

La mayoría de los tratamientos químicos contra las plagas realizados en las plantaciones son: innecesarios, ineficientes y en un 30% tardíos, es por lo que se está realizando un cambio importante en la forma de gestionarlas.

La monitorización en tiempo real de las plagas mediante trampas inteligentes con cámaras de video, o con medidores de sonido, o con cualquier otro sensor que nos dan información sobre el estado real de desarrollo biológico de esta y su evolución en número está siendo la forma más eficiente de predecir el momento de realizar el tratamiento y la dosis.

Se está dotando al productor de herramientas que ayudan en la toma de decisiones optimizando y minimizando el número de tratamientos fitosanitarios manteniendo un nivel de control superior al obtenido años atrás. Se puede conseguir una reducción de insecticidas químicos que puede oscilar entre el 30% y el 50%.

Las aplicaciones de predicción de plagas que hay en el backend de las plataforma IoT hacen que los agricultores no tengan que visitar continuamente el campo y realizar muestreos, estas soluciones envían alertas del cambio biológico de las plagas de forma de forma que si se conoce el momento de la mayor vulnerabilidad de esta, se pueda tratar en este momento disminuyendo el riesgo de pérdida de cosecha y se reduzcan gastos en productos químicos.

v

Actuar con precisión en las primeras etapas de una plaga reduce drásticamente el porcentaje de pérdidas de la producción y se consigue un ahorro muy considerable en productos fitosanitarios

↑ Fig: Fotografía de una trampa de insectos monitorizada con una electrónica que cuenta el número de insectos a partir de fotografías tomadas por una cámara.