verticalidades

Predecir el volumen de la cosecha con fiabilidad o predecir la maduración con anticipación son aspectos importantes en la gestión de la explotación.

Conocer con precisión los kg de cosecha nos ayuda a planificar mejor su comercialización y venta; aparte de ajustar la contratación de personal para la recogida y la compra de los materiales justos, reduciendo costes.

Los métodos tradicionales de predicción de cosechas conducen a márgenes de error grandes, fácilmente desde el 10% hasta el 25%, que en algunos cultivos puede ser demasiado. Por otro lado, ya no basta con predecir un factor, por ejemplo, tamaño del fruto o kg de este, ahora lo importante es conseguir un equilibrio de los diferentes parámetros mas apreciados por los compradores (tamaño, acidez, PH, etc). Lo importante es ser competitivos, de ahí los modelos de predicción cada vez más complejos basados en la inteligencia artificial, que cuando se validan durante varios años se consiguen precisiones entre el 95% y 97%, tripicando los modelos tradicionales.

Por otro lado, predecir con antelación la fecha de maduración reduce la incertidumbre de cuando es el mejor momento para la recolección, y también, nos puede ayudar a saber cuándo vender la producción consiguiendo el mejor precio posible en el mercado, sin menospreciar el ahorro de costes por desplazamientos y personal en controles de maduración, a la vez que se mejora la calidad de la recolección al hacerlo en el momento adecuado.

Objetivos

Predicción del volumen de la cosecha.
  • Planificar la comercialización.
  • Ajustar tu contratación de personal.
  • Comprar los materiales justos para la recogida.
Predicción de maduración con días de antelación.
  • Conocer el mejor momento de recolección.
  • Evitar pérdidas y sobrecostes de operaciones.
  • Reducir la incertidumbre.

Lógicamente estas predicciones tienen que basarse en datos recogidos del campo que deben alimentar a modelos de predicción contrastados en el campo y por tanto fiables.

Las herramientas ideales para la recogida de datos que nos ayudan a estas predicciones son las cámaras térmicas y multiespectrales embarcadas en drones y satélites que permiten obtener información precisa sobre los cultivos a partir de las imágenes de alta resolución captadas por estas.

El uso de estas imágenes nos ayuda nos solo a la optimización del uso de insumos (fertilizantes, agroquímicos, agua, etc.) sino a la predicción de las cosechas y del estado de maduración de estas.

← Fig. Mapas de vigor de una parcela de viñas con clasificación del vigor: Medida de vigor en cada punto, media de cada zona y su variabilidad. Con las imágenes obtenidas de los drones o satélites se puede planificar la vendimia, hacer una clasificación previa a la recogida para la entrada en bodega y obtener la productividad de cada zona.

Nota: El mapa de vigor permite obtener los distintos niveles de biomasa de la vegetación. Es un indicador de la cantidad de hojas que tienen las plantas. También es un indicador de la productividad de la parcela, ya que las zonas con mayor vigor, normalmente, son más productivas.

Para que la fiabilidad de un modelo sea alta, debe estar validado en el campo.